Del vacío salen buenas ideas

En los últimos tres meses no tuve un trabajo fijo porque a fines de Enero dejé de trabajar en la empresa donde estuve trabajando en salud global. Desde entonces hice un montón de cosas super interesantes algunas para Suo&Co (con Andrea), otras independendientes:

  1. leí las solicitudes de las becas nacionales de disen̂o, donde soy jurado,
  2. mandé tres propuestas de disen̂o de servicio para tres entidades gubernamentales (van a concurso y todavía no sabemos los resultados de la convocatoria),
  3.  escribí varios artículos para el blog de Pin̂atas que lo tenía abandonado y para el blog de nuestra empresa,
  4. hice un par de solicitudes de trabajo, y fui a dos entrevistas,
  5. escribimos una propuesta para ayudar a la gente que organiza el Festival Kolibrí a pensar su futuro de manera estratégica a partir de métodos de disen̂o (esa financiación la sacamos y este trabajo lo empezamos en Agosto),
  6. hicimos un par de propuestas para ensen̂ar en organismos del estado que promueven la educación permanente (Työväenopisto, y HEO)
  7. evalué una tesis para el DiCom, la maestría de la FADU, UBA,
  8. supervisé la tesis de Amar Shaw para el departamento de disen̂o y escribí un artículo académico con él y con Charlotta sobre el testeo de un banquito para dar a luz testeado en India,
  9. participé en un panel de IXDA sobre inclusión y accesibilidad,
  10. hice una propuesta para colaborar este an̂o con la UNRAF, la Universidad Nacional de Rafaela, en Argentina,
  11. armamos un proyecto sobre disen̂o, mujer y seguridad online del que pronto hablaremos más y lo fuimos a presentar a dos posibles organizaciones con las que podemos colaborar: Naisten Linja y el capítulo finlandés de Amnesty , y
  12. desarrollamos las ofertas de la empresa y completamos la página web agregándole alguno de los proyectos que hicimos y todavía no estaban.

En síntesis, estuve y estuvimos muy productivas. Ahora que hice esta lista me impresionó todo lo que uno puede hacer sin tener una organización que lo respalde y un proyecto con salario.  Igual creo que siempre hice muchas cosas a la vez, incluso cuando trabajaba 8 horas con un objetivo más definido. Quería escribir sobre nuestra manera de trabajar justamente.

IMG_6724

Incluso cuando no tenemos jefe, ni proyecto trabajamos desde la man̂ana hasta la tarde. Quizás un poco menos de horas, pero 6 horas por día por lo menos. Nos sentamos a trabajar a más tardar a las 9 y terminamos a las 16hs. Creo que por ser mamás de chicos escolarizados, tenemos un horario muy estricto. Nos tomamos una hora para comer, y salimos a algún restaurant de la zona. Nos despeja cambiar de lugar. Muchas veces seguimos charlando de trabajo, a veces no. Muchas veces nos encontramos con colegas o amigos que están trabajando en la zona.

Nuestra nueva “oficina” es un espacio abierto que propone un nuevo modelo de producción cultural: Temporary. Pongo oficina entre comillas porque ahí nos sentamos a trabajar, pero está claro que no es una oficina con el modelo convencional. El espacio es abierto, o sea que llega gente durante el día a trabajar, y otros a armar sus proyectos, en general artísticos. Disfruto mucho de estar rodeada de artistas y en general lo que pasa en este espacio es interesante, o sea, los artistas que nuclea tiene proyectos originales y experimentales. Me gusta ser testigo de la evolución de alguno de esos proyectos.

Ayer, y como parte de mi agenda de explorar que lugares de trabajo hay interesantes en Helsinki, participé en uno de los muchos eventos que organizan los disen̂adores después del trabajo. Hay varios de estos eventos organizados por diferentes grupos, por ejemplo, IXDA (la organización de disen̂adores de interacción), Female Future (mujeres trabajando en tecnología), Ladies, Wine and Design (ayer fue su primera reunión) y otros. Todos con la idea de que es bueno para la carrera tejer redes de contactos. Para mí fue bueno escuchar otros disen̂adores, incluso cuando la mayoría de lo que dicen no me inspira ni me hace refleccionar, aprendo a entender de qué se habla en la industria, y como se habla. Después de tantos an̂os en la universidad la manera de hablar de los disen̂adores en las empresas, que hacen mucha publicidad de su trabajo y obvian la crítica, me resulta ajena. También hay en el discurso, incluso cuando es en Finlandés, un tono extremadamente positivo con palabras que enfatizan lo que el orador quiere destacar. A mi me suena así: “Después de los resultados increíblemente positivos, nos dimos cuenta que somos maravillosamente aptos para encarar un impacto fenomenal en el mercado”.  Otra cosa que me pasa en esas situaciones es como el contenido me interesa poco, me concentro en como puedo preguntar algo después de la charla para enfocar el tema en algo que sería interesante profundizar. Me da menos miedo preguntar que en una charla inspiradora en un congreso. Y me sale más fácil, porque no tuve que poner mucho esfuerzo para entender de qué se trata.

Está claro que esta es una situación temporaria y pronto estaremos trabajando de nuevo ocho horas diarias para alguna organización, o para nuestra empresa.  Todavía no está claro si vamos a poder poner en marcha la empresa y trabajar para el sector público o el tercer sector, como queremos,  pero estos meses fueron un primer intento. También y en paralelo miramos que otras oportunidades laborales hay alrededor. En mi caso sin mucho ahínco. Lo cual es una novedad, porque siempre le dí mucha importancia al trabajo, sin embargo, hoy en día estoy contenta con esta situación de tener más tiempo para pensar que quiero hacer y no tirarme de cabeza a la próxima oferta laboral. Creo que algunas de las ideas que surgieron en estos meses, justamente aparecieron por dejar espacio al vacío. Si económicamente pudiéramos sostener estar unos meses más en este espacio de transición entre trabajos, aparecerían más ideas geniales ;-). Hay que ver si nos animamos, y no nos dejamos tentar por un trabajo fijo de ocho horas.

Anuncios