Piloto en la Biblioteca de Helsinki: hicimos turbantes y zurcimos medias

Turbante listo!

Turbante listo!

Como conté en otro artículo ganamos un concurso de ideas que organizo la Biblioteca de Helsinki. (Miren que hasta Ideo también trabajó para las bibliotecas y desarrolló un manual. Lo pueden ver acá)

Nuestra idea ganadora proponia crear un modelo para realizar  ronda ( o circulo) de habilidades. El mes pasado hicimos el piloto en una de las bibliotecas de la ciudad y salio bastante lindo. Cómo funciona la ronda de habilidades? Primero La biblioteca pregunto a la gente qué cosas quiere aprender (A travez de carteles y un formulario en linea). Querían aprender a hacer guiones para películas, plantar tulipanes, editar fotos, meditar, tocar la flauta, dirigir obras de teatro, zurcir medias, hacer artesanías con ramas de sauce, hacer origami o ikebana, deshacerse de cosas en su casa, imprimir telas, usar un taladro, arreglar la bicicleta, revivir plantas con problemas, arreglar cierres, hacer un punto especial de crochet, empezar un blog y manejarlo y programar.

Reducimos la lista teniendo en cuenta lo que es posible en el espacio que la biblioteca nos ofrecía (una habitación grande), el tiempo disponible (unas horas) y los servicios que proveen otras organizaciones en Finlandia (como el centro de educación de los trabajadores). La lista final de propuestas consistía en: arreglar bicicletas, cuidar las plantas en primavera y hacer pequeños arreglos de ropa.

Buscamos gente que podía enseñar estas cosas entre nuestros conocidos y la gente que presta servicios en el barrio. Dos personas se ofrecieron. Una fue Goa Von Zweigbergk que tiene un negocio de “trashion”(moda reciclada) y otra fue Irmeli Kosonen que tiene una pasión por el tejido, manualidades y las artesanías. Goa propuso enseñar a hacer turbantes y binchas con pañoletas. Irmeli podía enseñar dos técnicas diferentes de zurcir medias.

Boceto del poster para promocionar la Ronda de habilidades

Boceto del poster para promocionar la Ronda de habilidades

Hicimos unos posters para la biblioteca y pusimos una página en Facebook para promocionar la ronda de habilidades con el tema definido. Al final en el piloto participaron 10 personas. Hicimos turbantes y binchas, y aprendimos a zurcir medias. Charlamos y nos pasamos consejos sobre muchas cosas relacionadas como por ejemplo como lavar las medias de lana en invierno. Hubo gente que no quiso “hacer”, pero se quedó a mirar como los demás hacían. Muchos de los participantes ojearon y consultaron los libros que la biblioteca nos había juntado para ese día en relación a los pequeños arreglos de ropa. Algunos se inspiraron en los libros para hacer sus arreglos. Algunos pidieron prestados los libros de la biblioteca para seguir aprendiendo en casa.

Cuando la gente se iba le preguntábamos que podían enseñar en un futuro encuentro. Para de esta manera crear la cadena. La biblioteca solo tiene que convocar a dos de los participantes, juntar los materiales y repetir el modelo para crear otra ronda de habilidades.

Nosotras vamos a crear un manual, para que el modelo lo puedan repetir también otras bibliotecas y dos videos que quedarán colgados de la página de la biblioteca en donde la gente puede aprender a zurcir medias o a hacer turbantes.

La idea es buena y espero que la puedan replicar en otras bibliotecas, pero lo que hace que la idea funcione es la realidad de Finlandia donde las bibliotecas son los livings de la ciudad. La biblioteca ya tiene convocatoria, entonces ofrecer nuevas servicios refuerza su lugar en la sociedad como lugar de encuentro y estimula más a la gente a usar los recursos. Sin gente yendo a las bibliotecas y apoderándose de la propuesta esto no hubiera funcionado. Por ejemplo cuando preguntamos que querían aprender lista que recibimos era larga y ambiciosa, eso habla de los Helsinkeanos participan activamente de las ideas de la biblioteca y tienen muchas expectativas de sus servicios. Es un placer colaborar con una organización que quiere mejorar constantemente y empuja a los ciudadanos a dar ideas e llevarlas a cabo.

Media zurcida!

Anuncios

Entre jirafas y rinocerontes: diseño participativo

 

Fuimos al congreso en diseño participativo en Namibia. Y si, vimos jirafas y rinocerontes en el desierto namibiano. Un lugar increíble.

Jirafas en Namibia

Jirafas en Namibia

Las dos presentamos ponencias. Andrea escribió junto a Sanna Marttila y Joanna Saad-Sulonen “Towards Commons design in Participatory Design” (Hacia el pro-commun en el diseño participativo). Este artículo presenta algunos de los beneficios que para el diseño participativo significa explorar la literatura sobre el pro-común. Las autoras nos muestran a través de algunos ejemplos los puntos en común entre este cuerpo de conocimiento y el diseño participativo.  El objetivo es enriquecer el área de incumbencia del diseño participativo, que cada día más se enfrenta con otros desafíos del diseño en contextos diferentes. El articulo esta en la la Biblioteca Digital de ACM y una versión de autor se puede tambien descargar aca.

 

Mariana escribió junto a Michail Galanakis una ponencia sobre las limitaciones del diseño participativo a la hora de la toma de decisiones. El caso que se investiga es el de OurCity (sobre el que ya escribí en este blog). Argumentamos a través de este caso que es necesario hacer más visible los procesos participativos en el producto final, especialmente en el caso de planeamiento urbano. Nos basamos en el análisis sobre los artículos que salieron en Finlandia sobre nuestro caso en los medios (en blogs y en los diarios). El artículo lo encuentran aca.

 

Los dos artículos fueron bien recibidos y contestamos muchas preguntas del público. Hubo varias otras ponencias que tocaban tangencialmente el tema del pro-común y es un asunto que despierta creciente interés entre esta comunidad. Es evidente que vamos a escuchar mucho más en el futuro sobre la interacción entre el pro-común y el diseño participativo. Otros artículos despertaron una discusión interesante. Por ejemplo en el caso de Relational Expertise por Christian Dindler y Ole Sjever Iverssen sobre las relaciones que se generan en el contexto del diseño participativo. Ellos proponen que esas relaciones pueden ser las que generen posibilidades de alargar la repercusión del proyecto más allá de la finalización del mismo.  Otro ejemplo destacable es el artículo sobre métodos caminantes, o sea sobre métodos de diseño participativo que incluyen caminar con los participantes. El artículo presenta un análisis muy completo de las posibilidades de caminar, diseñar y colaborar y de la relación de esta actividad con otros métodos similares.
La próxima conferencia de diseño participativo se va a organizar en la Universidad de California en Irvine el año 2016. Hemos estado hablando entre varios miembros de la comunidad que para entonces queremos tener la posibilidad de contar con más participantes hispanoparlantes y organizar alguna sesión en  la que por ejemplo se puedan aportar ponencias en castellano.  Esperemos vernos ahí.

Laboratorios vivientes, un ecosistema

El mes pasado, en Junio estuve en Buenos Aires y me invitaron a dar dos charlas. Una en la Escuela de Arte multimedial Da Vinci con estudiantes de ahí y la gente de IXDA. La otra fue en el Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Gino Germani. Las dos charlas fueron sobre Laboratorios vivientes (Living Labs) porque es lo que estuve investigando ultimamente. Las dos charlas estuvieron muy buenas porque fueron un diálogo, donde la gente se animó a preguntar, discutir y retrucarme. Las diapos de la charla la encuentran acá y también la bibliografía que usé para armar la presentación.

Como parte de mi trabajo en la Universidad de Ciencias Aplicadas Laurea participo en un proyecto financiado por la Unión Europea para la internacionalización de servicios digitales en la zona Báltica a través de laboratorios vivientes (Ballad: Central Baltic Living Labs for Digital Services, es el nombre formal). Eso me llevó a leer un poco sobre el tema.

El problema principal son las múltiples definiciones contradictorias sobre lo que es un laboratorio viviente. A la vez entiendo que muchas veces pueden existir laboratorios vivientes aunque no se llamen así, porque no todos usan esta terminología. Hay muchas definiciones, mi preferida es que un laboratorio viviente es un ecosistema centrado en el usuario para la innovación abierta donde conviven varias partes: usuarios, universidades, autoridades públicas y empresas.  Algunos investigadores están de acuerdo que es un concepto de investigación relacionado con la hélice cuádruple, el diseño centrado en el usuario y el pensamiento de diseño que opera localmente  (por ejemplo en el barrio, una ciudad, o una región).

Sin embargo, existen listas de laboratorios vivientes que confunden la cuestión porque incluyen grupos de investigación, proyectos o asociaciones de usuarios que no cumplen las condiciones para ser un laboratorio viviente. Vale la pena distinguir que es un laboratorio viviente y que no porque entonces tenemos posibilidades de dirigir algunos esfuerzos, como algunos proyectos para que con el tiempo se puedan convertir en laboratorios vivientes.

Por ejemplo, cuando un grupo de estudiantes testea un producto con usuarios para una empresa,  eso no quiere decir que exista un laboratorio viviente, porque aunque parezcan que están los actores principales (la universidad, los usuarios, la empresa), sin embargo faltan dos componentes fundamentales: la sostenibilidad de la propuesta y la profesionalización de esos testeos (que estén hechos por un grupo de estudiantes no garantiza que estén bien hechos).

Un laboratorio viviente tiene que poder sobrevivir en el tiempo. No depender de una financiación de plazo corto, como tiene un proyecto por eso hay una intención explícita de que las empresas tomen un rol proactivo en los laboratorios vivientes y empiecen a entender como se pueden beneficiar y a partir de ahí ofrecer financiación. Hasta ahora los laboratorios vivientes que están surgiendo en Europa en su mayoría tienen financiación estatal.

En los laboratorios vivientes los usuarios tienen que ser informadores y desarrolladores de Investigación y Desarrollo (I&D) no solo testeadores de productos o servicios. Y para que esto suceda se tienen que dar varias condiciones. Es necesario que varias empresas, y no solo una, estén comprometidas con el laboratorio viviente, porque de esta manera si aparece un concepto innovador para desarrollar, la empresa indicada lo puede hacer. Si hay pocas empresas, puede suceder que el concepto innovador quede sin desarrollarse.

Pueden suplir un vacío por no haber suficiente capacidad regional o local para hacer un trabajo constante y sostenido con las comunidades de usuarios o ciudadanos. Pueden ser vistos como organizaciones intermedias que sostienen las necesidades de los ciudadanos de participar en el desarrollo de productos y servicios sorteando obstáculos para desafiar el viejo modelo de desarrollo basado en la tecnología.

Qué hacen? Los laboratorios vivientes manejan métodos para desarrollar tecnología, proveen un medio ambiente para testear, planifican proyectos, apoyan servicios para negocios, hacen evaluaciones de usabilidad, planean las necesidades de los usuarios, testean prototipos, evalúan escenarios, productos, servicios y nuevos conceptos, organizan vinculaciones de gente para desarrollar productos, prototipean y facilitan discuciones online. En la mayoría de los casos todo esto pasa realmente y no en espacios virtuales.

Por qué necesitamos laboratorios vivientes? Porque ayudan a crear un vocabulario en común entre diseñadores, desarrolladores, investigadores usuarios, y otros; adaptan respuestas flexibles a los cambios de requerimientos de los usuarios; se invierte tiempo y esfuerzo entre interacción e interaciones entre diseñadores, desarrolladores, y usuarios; motiva a los usuarios a participar de los procesos de desarrollo; estimulan a diseñadores y desarrolladores a usar elementos provenientes de los usuarios y crean un sistema sostenible para la innovación abierta.

El concepto del laboratorio viviente me parece interesante y que vale la pena trabajar en pos de que se creen y funcionen bien porque lo que difunden son valores humanos.  También están difundiendo las metodologías asociadas al diseño centrado en el usuario, lo cual es positivo porque son metodologías de investigación cualitativas que promueven un entendimiento profundo del ser humano.