Artefactos críticos para rediseñar2010

En Septiembre del 2009 estuve en un taller sobre artefactos críticos (critical artefacts) como metodología de diseño participativo en Oslo. El precursor de la idea es Simon Bowen, quien dirigía el taller con Peter Wright. Esta semana tenía que organizar un taller para los docentes de la cátedra de Piscitelli, en la carrera de Comunición. Se me ocurrió usar los artefactos críticos porque entre las debilidades que me contaron que tenía el trabajo de los alumnos se dieron cuenta que les resulta difícil pensar un proyect por fuera de lo ya hecho por otros, incluir al destinatario final en el proceso de diseño y concretizar intervenciones que se enfoquen en problemas más generales.

Los artefactos críticos aportan una manera nueva y divertida de diseñar conjuntamente con usuarios dentro del marco de diseño participativo y diseño centrado en el usuario. La idea sintéticamente consiste en proponer una resolución muy crítica a un problema de diseño, presentarla a un grupo de usuarios con intereses diversos y re-diseñar en función del material que se obtuvo en esta sesión. Un buen detalle de esta metodología es que es divertido pensar artefactos críticos, o también se los podría llamar “extremos”. Los participantes del encuentro saben que la solución no aspira a ser posible, se ríen y se abre la conversación sobre lo que sí sería posible diseñar en un contexto determinado.

Sus antecedentes se pueden encontrar en el diseño crítico que propusieron Dunne and Raby. Ellos diseñaron una serie de objetos que ofrecieron a algunos participantes para que los lleven a su casa. Después entrevistaron a esos participantes para evaluar cual fue la experiencia conviviendo con los diseños críticos. IDEO, una empresa innovadora en  investigación y diseño conceptual también estuvo explorando con diseños críticos. Y otro grupo que utiliza diseño crítico es humanbeans. Ellos lo usan en publicidades. Muestran objetos, como si fueran ya puestos en el mercado, pero que son imaginados por ellos. Objetos para hacer pensar, para provocar preguntas.

Durante el taller usamos los artefactos críticos como disparadores y lo combinamos con brainstorming. Pasito a paso fue así: 1) cada uno de los docentes que participaron sacó ideas para hacer una aplicación de web, intentando producir un “artefacto crítico”, 2) presentaron las ideas al grupo de 2, 3 o 4 personas, 3) eligieron las mejores ideas, 4) desarrollaron en cada grupo la idea elejida, 5) nos juntamos todos los participantes, 6) se contaba una idea, 7) se definían roles de actores que se beneficiaban o se perjudicaban con el artefacto, 8) cada uno actuaba su rol, 9) se sintetizaban las ideas para desarrollar la aplicación, 10) pasamos a otro grupo y se presentó la idea. Cuando todos los grupos presentaron discutimos brevemente como se podía implementar este taller con los alumnos durante los prácticos.

Las discusiones finales fueron muy productivas, porque todos actuaron sus roles con mucha creatividad y si bien marcaban críticas al trabajo del grupo que presentaba, también se ponían a pensar en como ayudarlos a rediseñar la propuesta. Estos talleres tienen siempre su riesgo porque dependen de la iniciativa de los participantes y de su espíritu crítico. Este grupo de docentes tiene mucha sinergía, son muy positivos y por eso sacaron ideas críticas fácilmente.Un placer trabajar con ellos.

Discutiendo propuestas

Discutiendo propuestas en el grupo

Discutiendo propuestas en otro grupo

Tormenta de ideas digitales y analógicas para el museo

Otra vez más me sorprendí con la variación de las charlas en Museums and the Web. El congreso está muy bien planteado, con muchos formatos para conocer gente y aprender: sesiones abiertas donde los participantes podíamos elegir temas de discusión, charlas y desayuno temático, talleres, demostraciones, laboratorio de usabilidad, concursos, visitas a museos y recepciones en museos de la zona. Y como si esto no fuera poco se le puede agregar el canal digital de bambalinas donde se podía contribuir en Twitter en el canal #mw2009 o en el blog del congreso. Tantas posibilidades en paralelo al final son útiles porque permite no quedarse pegado a las tres personas que uno ya conoce y en vez abrir diálogo con otros colegas.

Escultura en vidrio (vista de abajo). Museo de los chicos Indianapolis

El presentador principal del congreso fue Maxwell Andersson el director del IMA (Museo de Arte de Indianapolis) quien parece ser que nunca dejo “no” a un proyecto de web. En la presentación contó sobre como en la web intentan ser transparentes, contado los entretelones del museo. Esta vez eligieron hacerlo en Indianapolis justamente para que todos podamos interiorizarnos del proyecto que lleva adelante su museo donde diseñan plataformas de colaboración como ArtBabble, aplicaciones para Facebook, bloguean activamente, usan Flickr y YouTube.Su presentación se puede ver desde el blog.

Hubo varias presentaciones buenas, solo cuento sobre las que me llamaron la atención. Peter Samis y Stephanie Pau presentaron su método de trabajo en el Museo de Arte Contemporaneo de San Francisco (SFMOMA). Intentan crear un diálogo entre los departamentos de publicaciones y de comunicación del museo proponiendo participación activa de curadores y educadores. Un método que mostraron de colaboración es que en cada exhibición le piden información a los curadores sobre las que se diseña el material interpretativo de la exposición. Esto es lo que les piden: las 3 ideas principales que los visitantes se van a llevar de la exposición, ¿Cuál es la justificación del proyecto? ¿Por qué ahora? ¿Por qué acá? ¿Quién es la audiencia? ¿Por qué? También evaluaron el resultado de los materiales de interpretación que diseñaron y descubrieron que los visitantes prefieren usar dispositivos de mano que provengan del museo (una de las razones es que los turistas no tienen que pagar extra y la calidad del audio es mejor) en vez de los propios y eligen la audio guía a la versión multimedia. Los visitantes quieren tener mucha información, accederla de la manera más simple posible y que sea flexible (permitiendo la personalización del material a disposición) y de alta resolución.

Escultura en vidrio (vista de abajo). Museo de los chicos Indianapolis

Fui al desayuno donde nos reunimos los que participamos en Museums 3.0 una red de Ning. Ahí tuve el gusto de conocer a Angelina Russo, la investigadora que coordina la red y le da empuje. La discusión se centró en como se puede diseñar la caótica estructura de estas redes de discusión para que sean más representativas de los museos. Charlamos de la situación de la red en general y del riesgo de usar una plataforma Ning (que no está en los servidores del museo) para armar una web para museos.

Participé de dos talleres. Uno lo dirigía Gail Durbin quien nos mostró posibilidades para publicación en escala reducida en el museo. El ejercicio que nos dio consistía de contarle a alguien sentado al lado sobre nuestra vida y el otro nos contaba la suya. Después la escribimos en una postal. Gail hizo una postal a partir de un collage de fotos de pasaportes de su vida (muy divertida) y nos pidió que hagamos lo mismo usando del reverso la historia de nuestras vidas que el otro escribió. En caso en que le mandemos 10 postales prometió armar una página web con las contribuciones. El museo de Victoria & Albert donde ella trabaja tiene varias páginas en donde recopilan UGC (contenido realizado por los usuarios). Por ejemplo tienen una página en la red donde uno puede mandarle fotos de casamiento, con los nombres y la fecha. La idea es armar un archivo fotográfico de fotos generado por los propios visitantes del museo en la red. Hicimos grupos de 4 personas entre las que discutimos como la idea de la postal que ella propuso se podría usar en diferentes museos (cada uno proponía el museo para donde había trabajado) para abrir la comunicación con los visitantes. Y después como esas ideas podían tener su representación en la web. Las ideas que surgieron eran de lo más creativas. Para terminar nos mostró tortas de cumpleaños hechas a partir de piezas de museos y nos instó a mandarle fotos de otras tortas parecidas 😉

Escultura en vidrio (vista de abajo). Museo de los chicos Indianapolis

En el taller coordinado por Nina Simon estuvimos usando metáforas para proponer soluciones nuevas para el diseño de la exhibición. La presentación de ella está acá. La idea general del taller era como se podían usar las estrategias de la red para aumentar la participación y comunicación con los visitantes en el museo. Según Nina algunos museos generan unas propuestas en la red muy participativas pero luego el diseño de exhibición no reproduce los mismos valores. El primer paso del ejercicio era elegir la metáfora para completar la frase: “museo como…. “ o “como incluir…. a la experiencia del museo”. En nuestro grupo estuvimos trabajando con mi propuesta del museo como un sauna y propusimos un lugar de relax en donde el personal del museo y los visitantes podrían encontrarse a charlar casualmente, compartiendo un café.

Otra presentación que disfruté mucho fue la de Darren Peacock que propuso la necesidad de un marco teórico más elaborado para entender la participación en los museos. Presentó dos versiones que existen ahora (una en forma de escalera y otra piramidal) argumentando que son análisis simplistas que necesitan mayor profundidad. Dijo que la relación visitante-museo es compleja y es preciso entenderla mejor para poder diseñar participación con sostenibilidad.

Ah! Me olvidaba: presenté un artículo que escribí con Joanna Saad-Sulonen y Lily Díaz sobre el uso de mapas en la red para recopilar comentarios generados por la comunidad del museo. Tuvo buena recepción y algunos que la vieron se acercaron para charlar después. La presentación está acá.

Otra nota: en el blog de Sebastian Chan hay una entrada sobre la mesa multi-touch que vale la pena pispear. La mesa la presentó Ideum y es una manera de que varios visitantes a la vez puedan navegar contenidos en la exposición.

Y la última: la radio en la red del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) ganó en la categoría podcast y se puede escuchar desde este enlace. Está buenísima!

Miércoles de charla sobre nuevos medios

Nuestro querido decano Teemu Leinonen impuso una nueva práctica en el Media Lab, invitar cada miércoles a una personalidad relacionada con los nuevos medios a dar una presentación en la hora del almuerzo. Alumnos y staff se unen a charlar y comer. Funciona muy bien para ir conociendo de a poco a personas, que de otra manera sería difícil acceder. También es una manera de tener una noción más abierta y general de lo que está pasando en el área en Finlandia.

Tina Aspiala, una original empresaria de proyectos en la Web vino este miércoles a mostrarnos sus trabajo. Un buen día se dio cuenta que los hombres tienen una manera muy fluida de pasarse contactos laborales y que con mujeres eso no pasaba. Identificada la necesidad, en un día puso en pié de una red de contactos profesionales y foro para mujeres: Hyvä Siskot (queridas hermanas). Usando una plataforma standard para crear redes sociales: ning. En este momento tiene 800 mujeres residentes en Finlandia ofreciendo, pidiendo ayuda y participando en el foro. Yo me había hecho socia hace un tiempo, pero nunca ofrecí ni pedí nada. Aburrida. Tengo que darle otra oportunidad, y participar.

Nos mostró otro proyecto, un sitio web donde se pueden buscar restaurantes y darles críticas. El sitio es eat.fi. Tiene 15000 usuarios activos. Es especialmente interesante porque funciona con un mapa, en el cual uno primero se acerca al área donde está en Helsinki y a partir de la selección del lugar aparecen con diferente color los que están en el momento abiertos y la lista de recomendaciones hecha por los usuarios. Usa Google maps. Hay varias opciones que uno puede definir, como cuanto quiere pagar, o que es lo que más valora en un restaurante. La interfaz es sencilla y clara. Por ejemplo se puede seleccionar si tiene o no menú vegetariano, o si es amigable para ir con niños. Cada usuario tiene su página, con su perfil, donde se ven las críticas hechas a algunos restaurantes. Respondiendo a la tendencia de los participantes del sitio de sacar fotos, Tina está diseñando un navegador a partir de estas fotos. Todavía no está listo, ya lo veremos en marcha. Nos contó un poco sobre el plan de financiación del proyecto y algunas de sus ideas para seguir desarrollando.

Muy buena presentación sobre todo porque fue corta y dejó lugar para preguntas.

Y preguntamos:

-¿cómo fueron los comienzos? Ella financió eat.fi al principio y luego pidió apoyo externo para seguir el proyecto.

-¿cómo reunió tantos usuarios? Investigando en otras páginas Web quienes participaban en los foros sobre gastronomía y pidiéndoles que contribuyan. En el caso de Queridas Hermanas primero les escribió a sus conocidas y amigas que de algunas manera creía que podían contribuir a darle forma al contenido inicial. El trabajo de jardinería, en el cual ella pone mucho cuidado como se va formando la comunidad inicial parece ser clave a la hora de crear un sitio que depende tanto de las contribuciones de la gente.

-¿cuál es el porcentaje de la gente que comenta? En el caso de eat.fi un 5% de sus usuarios crean casi el 80% del contenido. Son cifras aproximadas.

– ¿cómo resolvió el problema de las críticas destructivas de un dueño de restaurante a otro (nos había comentado el tema en su presentación)? Ella fue profesora en el secundario, con lo cual ese tipo de negociaciones aprendió a manejarlas. Les escribió a los que hacían esas críticas, poniendo en evidencia que sabía quien las realizaba. Nunca más aparecieron ese tipo de críticas. Creó un sistema por el cual la gente puede votar que le parece cierta crítica. Entonces las más votadas aparecen más visibles. Publicó instrucciones y modelos de buenas críticas para enseñar a sus contribuyentes a producir contenido de mejor calidad.

Poder escuchar sobre los entretelones de su trabajo fue una linda experiencia. Gracias!