Diseño activista en Meri Rastila

De paso por Buenos Aires me invitaron a dar una charla en la UTN (Universidad Tecnológica Nacional). La charla era dentro de un curso de experto en usabilidad y accesibilidad. Y como siempre me da curiosidad ver que hacen mis colegas en Argentina, acepté trabajar en vacaciones.

Hablé un rato largo de uno de mis proyectos que ahora me motiva. El proyecto se llama NuestraCiudad (OurCity). Es un proyecto muy grande, con varios sub-proyectos o actividades con el objetivo de faciitar el encuentro mulicultural entre diferentes comunidades. El proyecto tuvo financiación de Helsinki World Design Capital. Elegimos un barrio de la ciudad de Helsinki, Meri Rastila, porque ahí vive un 30% de inmigrantes y en este momento los ciudadanos están oponiéndose a la propuesta de la Municipalidad de Helsinki de construir un barrio de viviendas. Los ciudadanos se oponen porque se destruiría una parte importante del bosque de ese barrio. Nuestro grupo decidió ayudar a los vecinos de la zona a construir una propuesta alternativa del plan urbanístico del área. Para eso se formó un grupo de estudiantes de arquitectura y de geografía dirigidos por dos arquitectos que armaron la propuesta. La particularidad de esta propuesta es que se fue generando conjuntamente con los vecinos a través de una serie de workshops con niños, adultos, inmigrantes y finesas del barrio. Los resultados de estos workshops fueron interpretados por el grupo de arquitectos y geógrafos y la solución final presentada a las autoridades de la ciudad. Mientras en el consejo de la ciudad se discutía nuestra propuesta hubo mucha discusión ciudadana en blogs de los representantes de la ciudad. Varios de los vecinos defendieron nuestra propuesta, sin embargo a la hora de la votación terminó perdiendo por 5 votos contra 4. Todavía seguimos intentando enriquecer la propuesta para poder demostrar la viavilidad de una propuesta alternativa que escuche las necesidades de la gente. Las diapositivas de la presentación las encuentran acá. 

Vecinos de Meri Rastila discutiendo la propuesta alternativa de diseño urbano

Promesas de los prototipos

 

Título: “esperando que se concrete”
La foto es de Wanderlinse (Flickr).

Este mes es la conferencia de diseño participativo en Roskilde, como Andrea contó en el artículo anterior. Unos de los workshops se dedica  a explorar los prototipos participativos en el diseño de servicios. En la Universidad donde trabajo ahora (Laurea) hay bastante discusión sobre el diseño de servicios, porque existe una maestría en negocios orientada al diseño innovativo de servicios. A mis alumnos también les interesa el tema del diseño de servicios, entonces me pareció interesante participar del workshop. Nuestra contribución se llama promesas de los prototipos. Espero que pronto la publiquen para poderla compartir. La escribí con dos ex-alumnas y actuales colegas mías, Riikka Selander y Pirjo Huvila-Niklen.
El artículo cuenta un caso de estudio en la ciudad de Hyvinkää, en Finlandia en donde se propone un servicio nuevo: traer a los ancianos a un centro social y desarrollar actividades con ellos en función de sus gustos y necesidades. Las actividades son de origen recreativo, de salud (incluyendo chequeos y encuentros con los médicos) y educacionales (participando en charlas sobre bienestar, nutrición y otras). Estos ancianos en Finlandia reciben la comida en la casa porque ya no pueden cocinar. Las municipalidades y los ancianos prefieren permanecer en casa lo máximo que sus fuerzas les posibilitan. Sin embargo el permanecer en sus casas, recibiendo todo lo que necesitan física mente los aisla y empobrece su vida social, como consecuencia se debilitan emocionalmente y acrecientan sus enfermedades y síntomas. Durante un período de 2 meses Riikka y Pirjo llevaron a cabo un prototipo del servicio que quieren implementar como uno de los servicios que ofrecería la ciudad de Hyvinkää. Pirjo pudo facilitar este proceso por ser un generente en el area de limpieza y nutrición de adultos mayores para esta ciudad. Adultos mayores en forma conjunta con el staff de un geriátrico planearon las actividades. Ellos eligieron como querían realizar estos encuentros en función de sus prioridades y luego por dos meses fueron al centro social a participar de ellas. Durante ese períodos los participantes mejoraron su estado general, incluso algunos contaron que sentían que no se olvidaban las cosas y su estado de ánimo mejoró. A pesar del éxito de la experiencia, mientras se evalúa expandir el servicio a todos los adultos mayores que reciben servicios en casa, los participantes del prototipo están en casa esperando poder volver a los encuentros semanales. Llaman a las diseñadoras, a Pirjo y a Rikka, preguntando cuando pueden volver a encontrarse. De alguna manera se generó una promesa, porque esta experiencia piloto, o prototipo era muy cercana a la realidad y llevada a cabo por personal que podría llevarla a cabo en el futuro. La promesa genera anciedad porque tanto el personal comprometido con el proyecto como los adultos mayores están a la espera de convertir este prototipo en una realidad que se sostenga en el tiempo.