Cuando se disparan las emociones en el trabajo de campo

Fui a Hong Kong a la conferencia de Cumulus. La conferencia me resultó buena, especialmente la presentación de artículos en las sesiones. Había muchos artículos interesantes y como estaba en plan de aprender y contactar investigadores y disen̂adores que trabajan en cuestiones de salud, fue intensa. Conocí a varios investigadores que hacen buen trabajo en salud y estaban presentando. También me enteré de la existencia de la conferencia Design4Health y de la revista académica con el mismo nombre.

Me reencontré con Mariana Amattulo que presentaba un proyecto en Chile con un hogar de nin̂os quemados. Vale la pena mirarlo. Mariana y su grupo Design Matters hacen un trabajo excepcional. También me reencontré con Ari Mazzeo que como siempre está tramando proyectos de inovación social en la escuela de disen̂o de Barcelona.

El artículo que escribimos era la continuación de un artículo que escribí el an̂o pasado para la European Academy of Design (EAD 2015). En ese artículo criticamos como los disen̂adores pueden llegar a afectar emocionalmente a los participantes de las actividades que organizan. Nosotros nos llevamos la información que necesitamos para disen̂ar algo, en ese caso era un proyecto de urbanismo en el este de Helsinki (ya hablé de ese caso en otro blog). Concretamente nos pasó que al conducir una sesión con un grupo de mujeres kurdas, sin que nosotros lo esperemos muchas de ellas se pusieron a llorar mientras recordaban sus historias de migración. El artículo anterior terminó diciendo que tenemos que colaborar con especialistas en salud mental y no barrer las emociones debajo de la alfombra.

Entonces para la continuación, que escribimos con un psicoanalista Finlandés, Esa Pursiainen, contamos que es lo que nos sugieren hacer en caso de que nos agarre por sorpresa una situación cargada emocionalmente. Hay dos prácticas que explicamos, una es un el rever lo que pasó entre el grupo de disen̂adores y la otra es apaciguar al grupo. Después de pasado el momento de emoción, en este caso, llanto, se puede dirigir la situación hacia las preguntas de investigación. Antes de terminar la sesión es importante llamar aparte a los que parecieron más afectados y darles lugar para hablar en caso de que ellos lo necesiten, y asegurarse que la sesión no causó malestar y que se van en una buena condición.  Pero otro de los puntos importantes que destacamos en el artículo es la necesidad de los disen̂adores e investigadores de rever la sesión y contar cómo nos sentimos con respecto a la situación. No solo son importantes cómo nos situamos con respecto a las emociones que causamos en los otros, sino también cómo los disen̂adores trabajamos con las emociones que se disparan en estas sesiones de co-disen̂o. Es vital hablar y abrir lo que pasó y cómo nos sentimos nosotros en relación a nuestra reacción en el grupo. Solo reviendo lo que nos pasó podemos ayudar a otros y no sentir que estamos haciendo un trabajo éticamente cuestionable.

Los dos artículos que escribimos son:

Salgado, M.; Sustar H. and Galanakis, M. (2015) Disen̂ar para inmigrantes. Cuando se disparan las emociones. European Academy of Design. Paris, France.

Salgado, M. Galanakis, M. and Pursiainen, E. (2017). Participatory Design Fieldwork. Dealing with emotions. Cumulus Hong Kong 2016. Open design for e-very-thing

Acá está la presentación.
Para terminar cuento que Hong Kong como ciudad es maravillosa, con su mezcla oriental y occidental.  La comida es excepcionalmente interesante y tuve un poco de tiempo libre que usé haciendo un par de tours por la ciudad. Hice un tour en bicicleta donde anduvimos 20km hasta una reserva ecológica y terminamos comiendo un asado chino en un quincho. Otro tour fue de comida callejera, comiendo las cosas más raras que comí en mi vida, no por eso eran las más deliciosas 😉

IMG_1779

Anuncios