Diseño interactivo para todos: usable y accesible

Ese era el título del evento que organizó el Movimiento de Diseño Inclusivo en la UTN (Universidad Tecnológica Nacional). La verdad que pensé que iban a estar representados los otros diseños también y no iba a ser solo una reunión de diseñadores de interacción, ya que la temática de la inclusividad la discuten otras areas del diseño, como el diseño industrial, gráfico o de indumentaria. Supongo que en próximos eventos el grupo se ampliará y con eso la perspectivas también que se discuten. Ellos hacen hincapié especialmente en temas de discapacidad. Incluso el Manifiesto que propusieron firmar al final del evento refleja esta visión. Es bueno tener una visión definida sobre un tema, porque el mensaje que se genera es claro, pero a la vez me preocupan que se obvien otros temas y ni siquiera se nombren. Hacer diseño inclusivo en Argentina, en mi opinión no puede dejar de plantear las diferencias sociales, raciales, culturales, linguísticas y económicas.

Me invitaron a mandar un trabajo y presenté Herramientas 2.0 para un museo abierto (el ppt está en Slideshare y en Scribd). En síntesis el trabajo mío trata de responder a la pregunta .

Qué es ser inclusivo cuando hablamos de diseñar interactividad en el museo? Creo que la respuesta es bastante amplia y  se puede aplicar a otros contextos también.
Contesto desde le material que tengo de mi investigación que se centra en el uso de los medios sociales. Los medios sociales  tienen algunas ventajas fundamentales:
a)    Son rápidos, Lo importante es saber que es lo que quiero comunicar y elegir el canal adecuado para esa audiencia.
b)    Son baratos
c)    Son medibles porque muchos de ellos tienen servicios para saber cuantos visitantes tiene mi blog, mi cuenta e incluso de donde vienen esos visitantes.
d)    Son bastante flexibles porque me permiten corregir y rearmar la información que publico.
Todo esto lo sabemos y lo sabía antes de empezar esta investigación. Pero de otras cualidades que enriquecen el diseño inclusivo me fui dando cuenta por el camino.

Los museos usan medios sociales, como blogs para armar sus propias páginas Web. Aunque no parezcan muchas de las páginas web de museos están armadas en plataformas de blog. Y en estas páginas web el museo comparte su colección. Ofreciendo así la posibilidad por ejemplo para docentes de armar su clase ilustrándola con obras de la colección del museo.
Compartir la colección es una manera de ser inclusivos, porque no todos los museos comparten lo que tienen sin cobrar. Algunos museos tienen que pagar cada vez que usa una imagen de su propia colección. Y eso limita mucho las posibilidades de difundirla.

Pero algunos museos, van más allá de compartir la colección y en su página Web muestran otros datos que muestran sus actividades y consumo. Por ejemplo el Museo de Arte de Indianápolis muestra detalles de sus adquisiciones, la cantidad de estudiantes que pasaron por su puerta, e incluso la cantidad de luz que gastan. Es una manera de relacionarse con la comunidad, y mostrarle a la gente donde van los fondos que reciben. Transparentar el accionar. La transparencia es un valor y otra manera de proponer inclusión.

La Tate Gallery tiene muchísimos servicios para chicos, de diferentes edades, para hacer con los padres o en la case. Este sitio es muy bueno por la variedad de actividades que proponen.
Brindar servicios para diferentes grupos es una vía acercarse a gente de diferentes edades.

Algunos museos fueron un paso más allá, no solo ofreciendo servicios a ancianos o jóvenes, sino también incluyéndolos como colaboradores. La Dulwich Gallery en Londres lo que hizo es invitar a algunos participantes de “los amigos del museo” a colaborar con su blog. Tienen un blog de los mas activo, hecho por varias personas de la tercera edad, que pertenecen al grupo de amigos del museo. Incluso alguno de ellos fueron periodistas o amantes del arte y son expertos en estos temas. El museo los convoca para redactar el blog, y con eso consiguen que participen y se comprometan con las actividades del museo.
Convocar a tomar parte porque incluir no es solo ofrecer servicios para diferentes personas, sino también hacerlos parte como colaboradores del museo.

El siguiente proyecto es un proyecto donde trabajé, se llama Trazos sonoros. Fue hecho en el Museo de Bellas Artes de Helsinki en el año 2005. La idea de este proyecto nació cuando nos enteramos que los discapacitados visuales tenían derecho a tocar algunas de las esculturas de la colección permanente poniéndose unos guantes blancos. Entonces nosotros, con ellos, desarrollamos un prototipo para una guía de audio participativa. Qué quiere decir? Que uno podía en esa guía escuchar a la guía del museo que cuenta cosas sobre dicha escultura, pero también escuchar a un ciego, o varios contando sus percepciones cuando tocaba la escultura. Los ciegos podían hacer parte de su contenido. Y cuando ellos tocaban por ejemplo esta escultura nos contaban lo que se imaginaban, los rulitos morenos y la tez oliva del personaje de la escultura, por ejemplo. Todos estos comentarios podían también ser escuchados desde un sitio Web y a la vez ser respondidos y comentados por otros, visitantes o no visitantes del museo.
Ofrecer servicios para grupos con necesidades diferentes es una manera de incluir, pero lo especial de este proyecto no es que brinda un servicio para ciegos solamente, sino que también propone una manera de acercar al mundo de los que vemos el mundo de los ciegos. Escuchar sus relatos es una manera de entenderlos un poco más, no en función de la incapacidad, pero de las habilidades de ellos de contarnos cosas sobre su otra manera de percibir.

Otra cosa que los museos están haciendo es llevando sus colecciones a los lugares donde está la gente. Se dieron cuenta que la gente guarda y comparte sus fotos usando servicios como Flickr, o Picasa. Bueno, entonces ellos también publican sus fotos allí.  Moverse hacia la gente, observando y yendo donde ellos están es la manera de no solo abrir la puerta de mi casa para ir a jugar, sino también ir a nuevos lugares y explorar otros contextos para compartir.  Si vos no venís a mi casa, voy a la tuya y te muestro lo que tengo. Algo así como el vendedor ambulante, sin necesidad de ser tan invasivo.

Los blogs, le sirven a varios museos que no tienen diseñadores Web entre su personal para tener una manera fácil de comunicar cosas. Incluso los que sí tienen una Web, usan los blogs para abrir otros espacios. Este es un blog usado de una manera muy institucional. Sin embargo el hecho de que sea un blog, lo hace más informal. Y el vocabulario que usa es más coloquial. Hablar en lenguaje informal para mostrar que también el personal del museo sabe hablar en lenguaje coloquial es importante, porque muchos de lo que no van al museo se quejan de que no está hecho para ellos. El vocabulario puede ser muy complejo y no llega a la gente. El blog es un canal alternativo en donde se puede hablar sin vueltas, sin necesidad de que todo sea en voz pasiva y de salirse del lugar de museo sabelotodo.

El blog del Museo de Arte Moderno de San Francisco es uno de los más activos. Ellos por ejemplo han abierto blogs para una exposición, poniendo 6 obras de una exposición, abiertas al debate de la gente. Y realmente se arma debate! En el blog de algunas exposiciones han comentados hasta 300 personas.  Abrir el debate, tampoco es algo que lo hagan muchos museos. Los museos en mi opinión tendrían que contribuir a discutir e enriquecer el debate ciudadano. El museo, por ser un lugar muy respetado y valorado por la sociedad, tendría que proponerse como foro de discusión. Hace poco salió una investigación donde decía que el museo es dentro de las instituciones de difusión de conocimiento una de las más respetadas. Entonces hay que usar esta percepción para debates serios sobre cuestiones sociales.

Otra manera de usar el blog del museo es mostrar las diferentes voces que hay en un museo. No solo los curadores, sino que muestran el accionar de los conservadores. Muchos conservadores reportan su trabajo en los blogs de sus museos, y así intercambian información con otros conservadores. Se pasan consejos e intercambian su saber con el público.
Representar las distintas voces ya que en una misma exposición no te pueden contar como restauraron una obra, cuando se hizo, y que le pasaba al autor mientras la hacía. En general se elije una narrativa que tiene que dar coherencia a la exposición. En el blog se puede mostrar otros aspectos menos explorados u otras perspectivas de otros trabajadores del museo.

En esta misma línea  de acción se encuentra el Twitter de el Museo de Historia Natural de la Ciudad de Nueva York. Ellos decidieron que para contar lo que pasa día a día lo iban a hacer a través de su ballena. Tienen un modelo de ballena enorme en la entrada y es la ballena la que twittea. Ella te cuenta lo que está viendo, cuanta gente entra, quien y todo lo que pasa.
Usar el humor es una manera de ser inclusivos y llegar al público. Especialmente a un público joven, que sigue a la ballena en Twitter.
“Ask a curator” (preguntale a un curador) fue un evento de un día donde la gente podía preguntar a diferentes curadores de los más grandes museos lo que quieran a través de Twitter. Y la gente, anonimamente se anima más.
Todos tenemos esa idea que los curadores son personas inaccesibles, gente que sabe mucho pero no muy dispuestos al diálogo. Y bueno, este proyecto es una manera de demoler prejuicios y ver como ellos también se quieren acercar a la gente y responder lo que se preguntan.

Los museos no solo publicaron sus fotos en Flickr sino que nuclearon a los que ya publicaban las fotos ahí etiquetándolas como Van Gogh (en el caso del museo Van Gogh) por ejemplo e hicieron grupos. De esta manera comprometen a estos visitantes al museo, que sin permiso, igual sacan fotos y las publican, a compartir con otros, y ser parte de alguna manera del museo. De esta manera el museo acepta prácticas ilegales (como la de sacar fotos, ya que está prohibida en el museo, pero en muchos la gente saca igual). Usando este fotoblog el museo tiene registro de esta otra visión, de la perspectiva en que los visitantes al museo sacan fotos, que es muy diferente a como un fotógrafo contratado por el museo lo hace. Aglutinar a la comunidad haciéndoles sentir que no están solos y poniendo el sello del museo en el grupo, generan pertenencia. Este rol de aunar a los visitantes con intereses comunes ayuda a consolidar la comunidad de gente interesada en el museo, y quien sabe, quizás alguno se haga amigo, o tenga más presente el museo y entonces lo visite mas.

Los museos usan los videoblogs como YouTube para poner videos presentando su institución. Hacerse visible y mostrarse es también una manera de ser inclusivo. Estoy en YouTube, luego existo. Parece que hay que estar, aunque sea presentarse.

El Brooklyn Museum hizo una competencia de video donde incentivó a los visitantes a usar cámaras de video dentro de la exposición y hacer videos cortos. Los videos son una risa. “Art thief” (ladrón de arte)  cuenta como dos visitantes se roban una obra de arte. Y es una de los pocos museos que deja tomar fotos y hacer videos dentro de sus puertas. Entonces con este recurso explotado motivan a la gente a generar contenido para el museo. Competir para motivar a los visitantes a generar contenido para el museo. Algunos les gusta competir, o ven la oportunidad de hacer un video usando la colección del museo de una manera divertida.

Y los museos se dieron cuenta que poniendo los videos en YouTube y etiquetándolos como video de arte, no había buenos resultados porque cualquiera puede etiquetar un video como “arte” y cuando uno busca “arte” en YouTube puede aparecer cualquier fruta. Aparte la duración de los video en YouTube está limitada y la calidad también, por el peso. 34 museos de Estados Unidos están usando esta plataforma (ArtBabble) para compartir videos, hecha con código abierto. Y generan material de calidad. Un detalle, cada video tiene todo el texto transcripto, entonces se puede hasta buscar una palabra que dijo un artista en una entrevista. Es genial. Y el hecho que lo compartan 34 museos hace que el material sea de lo más diverso y producido por varios. Colaborar entre muchos haciendo proyectos para estimular y fortalecer las redes de cooperación entre museos.

El Museo de Brooklyn creó ArtShare (compartir arte) una aplicación en Facebook que te permite bajarla y ponerte en tu página de FB obras de arte pertenecientes varios museos. Crear con lo disponible porque ya existe Facebook, y los museos ya tienen sus obras. Esto es solo una manera de usar lo que hay y ponerlo a disposición de la gente.

Antes hablamos de incentivar el debate entre los visitantes al museo. Esta vez, red social de NING está puesta al servicio del debate entre los trabajadores del museo. Diseñar un futuro sostenible para el museo solo se hará entre todos. En esta plataforma se discute como será el museo del futuro. Museología Porto es un caso como el anterior, donde se reúnen los trabajadores de museos, pero esta vez es entre hispano y portugués hablantes. Incorporar otras culturas y lenguas es el objetivo de crear otras plataformas para discusiones en el tema. Porque estos espacios también permiten acercarse a minorías linguísticas, que no es el caso del español o portugués. De esta manera se incorporan otras culturas también.

Hay museos que por varias razones pierden sus espacios, y con eso el personal del museo se descorazona. Por ejemplo en Buenos Aires el Museo del Cine y el Museo de las Escuelas, los dos con unas coleccciones geniales, perdieron su espacio de exhibición. Siguen funcionando, conservando su obra, y haciendo otros trabajos mientras esperan pacientemente que la promesa de un nuevo edificio se haga realidad. Algunos por ejemplo, nunca tuvieron edificio, entonces para todos ellos tener su colección en Second Life es una alternativa para ser visibles, conectarse, organizar charlas o cursos on-line con visitantes, que en este caso son los avatars de la gente. Admitir a visitantes virtuales o imaginarios. No hay que dejar de lado a los avatars, cuando hablamos de inclusión, porqué excuirlos? No sería justo.

Otros museos, también usando Second Life fueron un poco más allá y ofrecen a los visitantes la posibilidad de ser un curador de una exposición. El museo solo hace de facilitador y provee las herramientas para que la gente trabaje, haga la exhibición y diseñe. Por qué a los visitantes solo darles la tarea de visitar? Un paso más es dejarles armar contenido que pasa a ser parte de la exhibición como hizo el Museo Tecnológico de San José. Pero esta vez es todavía un paso más porque el visitante diseña la experiencia de la exposición. El rol del diseñador de interacción en este caso es facilitar el diseño a no diseñadores.

Este es otro proyecto que creé yo en el 2005 en una galería de arte en el centro de Helsinki. Era la bienal de arte joven y propuse hacer un mapa interactivo donde la gente podía dejar su comentario. Como un libro de visitas digital con la particularidad que se comparte más visiblemente entre todos porque la pantalla grande muestra a varios a la vez lo que pasa. Aparte todo el mapa estaba en la Web. En ese momento, en el 2005 la tarea de hacer anotaciones a un mapa digital no era una práctica establecida, de la cual muchos estaban familiarizados. Disminuir la brecha digital sucede cuando el museo acepta y promueve que haya exhibiciones que usen nuevas tecnologías. Aparte muchas de estas instalaciones proponen tecnología que la gente no puede adquirir en su casa, porque son por ejemplo caras y para varios usuarios a la vez.

Abrir la exposición al antes, durante y después. El factor temporal también influencia la inclusión. Sobre el mismo proyecto muestro un ejemplo.Algunos visitantes, después de ver la exposición llegaron a la casa y se conectaron de nuevo con la obra, con el museo. Sumaron enlaces e información al mapa, más tranquilos, desde sus propias computadoras donde ellos se sentían cómodos.

Interpretar la colección personalmente y subjetivamente. Porque a los visitantes solo darles la tarea de visitar? En este caso los visitantes arman el contenido que pasa a ser parte de la exhibición. Pero esta vez es todavía un paso más porque el visitante diseña la experiencia de la exposición a través de esos comentarios que deja.

Otro trabajo mío, esta vez en el Museo de Diseño de Helsinki. La exposición se llamaba “Las historias secretas de las cosas” y la gente dejaba las historias de uso de los objetos de la exposición.  Usar la exposición como laboratorio de testeo fue lo que hicimos. Porque lo que presentamos e instalamos en el museo no eran más que bocetos de diseños que estaban en proceso.

Para cerrar esta charla vuelvo a la pregunta clave de esta presentación. Qué es ser inclusivo cuando hablamos de diseñar interactividad en el museo?
La respuesta podría ser la lista de lo que queda en negritas, pero lo que importa, en vez que la repasemos toda de nuevo, que ser inclusivo no incluye solo a personas con discapacidades, sino a todos. A viejos, jóvenes, ricos, pobres, gordos, hiper-obesos, superdotados, extranjeros, y personajes ficticios. A los que no están digitalmente alfabetizados y a los nerds.
Ser inclusivo tiene que necesariamente incluir tomar las decisiones políticas y sociales necesarias para contemplar la diferencia, en todas sus formas.
Ser inclusivo es generar un ojo sensible a la gente con la que diseñamos, o para la que diseñamos y por sobre todo provocar empatía y motivar a pensar e interpretar de manera innovadora.

Con esto termino.

Anuncios

Un pensamiento en “Diseño interactivo para todos: usable y accesible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s