Por un museo inclusivo

Fui a presentar un artículo en el congreso del Museo Inclusivo (Inclusive Museum) organizado en Leiden, Holanda por varias instituciones entre ellas ICOM (Consejo Internacional de Museos).
Me gustaron algunos detalles como por ejemplo que el artículo entero había que mandarlo un mes después del congreso. Entonces los comentarios recibidos en la sesión podían contribuir a completar el artículo. Los artículos se publicarán después de un proceso de revisión de pares en el la revista del museo inclusivo (The International Journal of the Inclusive Museum).
La conferencia se destacó por la calidez de los organizadores y un espíritu de lo más amistoso.  Como era la primera vez que la organizaban (pretende ser una reunión anual) entonces no había ya grupos formados y cerrados. Había muchos educadores trabajando en museos por eso los paneles en donde se discutían temas relacionados con la educación, tenían una narrativa clara. Lo que faltaba en los otros paneles.
A pesar que se mencionó que “aunque algo no está incluido no quiere decir que está excluido”, hubo poca discusión sobre las contradicciones de la inclusión. Por ejemplo, si queremos hacer una exhibición o un programa para chicos, entonces no estamos poniendo los recursos en hacer algo para gente con discapacidad. En mi opinión tenemos que discutir porque en una exposición tiene sentido excluir/incluir a una comunidad en particular. En un par de presentaciones se comentó que la idea es ser representativa de la población en donde se sitúa el museo. Creo que es una buena idea para el paso inicial, pero no tendríamos que acaso incluir a comunidades marginales, que no son visitantes frecuentes?
La mayor parte de las presentaciones se enfocaban en el tema de la inclusión de comunidades regionales o étnicas. Otros visitantes que estuvieron considerados fueron: visitantes de bajos recursos económicos, chicos/jubilados, visitantes fuera de alcance (prisioneros), visitantes lejanos, visitantes poco frecuentes, o no visitantes y visitantes con discapacidad. Estas categorías se pueden superponer. Hubo algunas discusiones sobre hacer de la inclusión parte de la estructura del museo (personal del museo, y reglamento). Pero también un reconocimiento que accesibilidad es una cuestión de actitud de la gente.
Un montón de presentaciones tenían el mensaje: mira que bien que incluimos en mi museo/proyecto a esta comunidad. En algunos pocos casos se destacaban los problemas que aparecieron, y esos eran casos instructivos.
El mensaje de “necesitamos incluir” en el que todos los participantes de la conferencia estaban de acuerdo 😉 se podría abrir un poco para poder hacer hincapié en los métodos, herramientas para favorecer la inclusión. ¿Cómo esas herramientas (talleres, publicaciones, nuevas tecnologías, reglamento, interpretaciones de artistas y visitantes) incluyen o excluyen? Se necesita un llamado claro a diseñadores trabajando en proyectos de nuevos medios para que también se incluyan en esta discusión y se empecemos a pensar juntos un museo inclusivo y sustentable.
leiden

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s